MUJERES DE HISTORIA

Revisitación en homenaje a Guadalupe Dueñas
Por María Luisa Mendoza
En los primeros años del siglo pasado, en los alzamientos con sus revueltas independentistas y su deseo enloquecido (ya vemos los resultados) nació ahora sí que la preciosa niña Guadalupe Dueñas.  
07 de Octubre de 2017
Era muy bien hecha, con un cuerpo cadencioso y los ojos tapatíos correspondientes. Yo siempre la vi bonita y poseía aquel verse decente siempre, como diría mi madre sentada en la sala de mi casa de provincia. Éramos del Bajío y por su magnífica escritura saltarina, aguda, desgarradora y de humor negro, Pita, Guadalupe, nunca negó la cruz de su parroquia: nadie que no tuviera su origen, su dinastía creciendo junto a más de diez hermanos en la sombreada casa de un segundo piso (según mi endeble recuerdo) habitado antes por Xavier Villaurrutia y para mí su carga de poesía.

Fue la primigenia, pero no lo fue porque antes nació una hermanita que murió de inmediato y fue conservada en un pomo bien cerrado para no olvidarla. Fue una madre dadivosa y proveedora, pero lo fue porque los hijos creados por ella eran sus hermanos.  Creció en el seno de una familia “de chiflados” así lo decía ella y desde la “selva de pañales” lo primordial era el pleito eterno que ejecutaban todos los días de Dios su padre y su madre.
Pita se parecía a muchas mujercitas de mi tiempo, y no se casó porque en el fondo una especie de terror va creciendo en las niñas que viven ese martirio de odio en el matrimonio. No hay besos, sino alaridos, y ninguno de los niños está trabajando en su interior para ser algo “de grandes”, pues el paisaje no es placentero, sino de puros derrumbes, como los que nosotros vemos después de los temblores.
Pita Dueñas fue hacedora de leyendas que los demás tejían a su alrededor Si la palabra magnífica es de a de veras, si su literatura gana, yo fui su espectadora, como quien dice, la vi en su belleza digamos serena, en su amistad con Rosario Castellanos, tan honda que salió la otra grandísima poeta vestida de novia de la casa de Pita. No hay mayor amistad (en Guanajuato así ocurrió en la casa de mi abuela con Eloisa Jaime de blanco incólume, rumbo a su matrimonio con Luis Rodríguez. Ella era amiga íntima de mi madre y de mis tías, y las muchachas vivían una enfrente a la otra en casas de la calle de Pocitos).
Así Pita y Rosario siguieron su juventud juntas como las chicas de mi provincia… nada más que al pasar los años, Pita y Rosario se disgustaron por quitarme estas pajas o no sabemos nadie por qué, ése fue otro de los secretos que ambas se llevaron a la tumba, ya escritoras consagradas y Rosario madre de Gabriel, el intelectual respetadísimo hijo a su vez de Ricardo Guerra, mi amigo, y separado años después de Chayo quien, bien lo sabemos, bajando los ojos con lágrimas (que todavía por lo menos yo tenía) habría de morir accidentalmente en Israel, siendo nuestra embajadora plenipotenciaria.
En fin, es la hora de dar inicio a los homenajes más que merecidos para Guadalupe, la del nombre regio de México. Para ello tengo en las manos el gran libro, otro más firmado por Patricia Rosas Lopátegui, quien se distingue por su seriedad, la firmeza de su vocación generosa, a fuer de dar a conocer a los grandes escritores que nos honran y que tan seguido olvidamos. Lo edita nada menos que el Fondo de Cultura Económica en un diseño que francamente a mí me quitó el aliento de tan espléndido, original y justo con México: una composición exquisita de frutas, dulces, conservas, pomos, fruteros, una verdadera maravilla antigua, hay hasta una cajeta de Celaya en su cajita muy antigua de madera suave y que le adivino la hostia que la cubre.
Dice encima: “Obras Completas Guadalupe Dueñas”. El libro se abre con una introducción, todo un ensayo, de la impecable escritora Beatriz Espejo, de quien espero también un tomo de su obra. Ella, la tenaz maestra de la UNAM, la escritora siempre recibida con ovaciones, nos da un retrato de Pita que bien vale por todo el libro, lo cual no es textual, pero no sé cómo elogiarla.
Repasar las letras de Guadalupe Dueñas es un placer, y éste es un doble triunfo para la Lopátegui y ni qué decir del FCE.
Después de la catástrofe, recobramos la esperanza.

EXCELSIOR


---------------------------------------------------------------------------------------------------

Berta Cáceres, mujer río
A un año de su asesinato en Honduras 
Berta Cáceres, de 42 años, una de las defensoras más reconocidas de los derechos humanos, los pueblos indígenas y el medioambiente y, al mismo tiempo, de las más amenazadas de Honduras, fue asesinada por hombres armados que entraron en su casa, en el departamento de Intibucá, al oeste de Tegucigalpa, en marzo de 2016.

Cáceres, indígena lenca, ganadora en 2015 del prestigioso Goldman Environmental Prize, había denunciado en numerosas ocasiones que había sido amenazada y que temía por su vida. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había dictado medidas cautelares para su protección. En el momento de ser asesinada ningún miembro de las fuerzas de seguridad de Honduras estaba presente.
Berta Cáceres fue una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (COPINH). Cáceres lideró la oposición al proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca que afectaba varios ríos en el departamento de Intibucá. Fue también una conocida opositora al golpe de Estado que derrocó en 2009 al presidente Manuel Zelaya.
En rueda de prensa, el ministro de seguridad de Honduras, Julián Pacheco Tinoco, dijo que la unidad de derechos humanos de la policía mantenía comunicación permanente con ella y explicó que si en el momento de ser asesinada no tenía protección, fue porque “la residencial donde perdió la vida no había sido reportada como su domicilio”.
El ministro también informó de la detención de un guardia de seguridad de la colonia en la que vivía.
El hermano de Berta Cáceres, Gustavo Cáceres, dijo en declaraciones a medios locales que la muerte podía haberse evitado. “La policía era responsable de darle seguridad a mi hermana aquí en la ciudad, ella no andaba escondida”.
El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo que “no importa quién sea ni de quién se trata, caiga quien caiga, nadie está por encima de la ley. El mensaje del Estado de Honduras es contundente, esto no va a quedar impune”.
Más del 90 por ciento de los delitos en Honduras permanecen impunes, según datos facilitados al Congreso de la República por el anterior Fiscal General Luis Rubí.
La noticia ha causado impacto en Estados Unidos. El representante Eliot L. Engel, miembro de más alto rango del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso, dijo: “El embajador de Estados Unidos en Honduras, James Nealon, ha ofrecido asistencia para la investigación, y exijo a las autoridades hondureñas que la acepten”.
Engel agregó: “tenemos que recordar que nuestra asistencia a Honduras no es un cheque en blanco” y que “no era un secreto que había recibido múltiples amenazas antes de su asesinato. El gobierno debe hacer un trabajo mejor en el futuro para garantizar que líderes como Berta tengan acceso a los mecanismos de protección del Estado que estén disponibles”.
La Coalición contra la Impunidad, que agrupa a varias organizaciones hondureñas defensoras de los derechos humanos, hizo público un comunicado en el que denuncia que “desde hace mucho, Berta Cáceres fue amenazada y perseguida por la empresa DESA (Desarrollos Energéticos, S.A. de C.V.) y Sinohydro, de capital hondureño y chino”. Criticó también las declaraciones del Ministro Pacheco e insistió en que cuando un defensor de los derechos humanos goza de medidas cautelares internacionales para su protección, la responsabilidad de su muerte recae sobre el Estado.
El informe anual de Amnistía Internacional publicado en febrero denuncia que el gobierno de Honduras “no aplicó las medidas de protección ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ni investigó los diversos abusos cometidos durante los últimos años contra dirigentes de la comunidad indígena”.
Victoria Tauli-Corpuz, Relatora especial para los derechos indígenas de Naciones Unidas, que se reunió con Cáceres en noviembre, dijo que “es muy probable que su asesinato esté vinculado con su trabajo de protección de los derechos humanos y el territorio del pueblo lenca”.
Durante las protestas contra el proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca, y según Amnistía Internacional, Berta Cáceres fue hostigada por las autoridades hondureñas.
En mayo de 2013, fue detenida y acusada de portación de arma sin licencia. Ella argumentó que el arma había sido “plantada” por los militares que la detuvieron en un puesto de control. En julio del mismo año, el ejército mató durante una protesta a otro de los líderes del COPINH, Tomás García, e hirió de gravedad a su hijo. En agosto de 2013, fue denunciada junto a otros dos dirigentes, Tomás Gómez y Aureliano Molina, por usurpación, coerción y daños continuados contra la empresa que desarrollaba el proyecto de la presa.
Entre septiembre de 2013 y febrero de 2014, la justicia hondureña dictó prisión para Cáceres. No llegó a ingresar en la cárcel pero tuvo prohibido salir del país y tenía que firmar cada semana en el juzgado.
Por aquel entonces, también la empresa privada hondureña cargó contra ella. Aline Flores, presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada dijo en una rueda de prensa el 29 de octubre de 2013 que los grupos liderados por Berta Cacéres estaban “boicoteando, invadiendo y poniendo a Honduras en mal a nivel internacional”. Agregó que era “triste” que Cáceres tuviera “protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Amnistía Internacional con fondos e impuestos de europeos y americanos”.
La Corporación Internacional de Finanzas, organismo crediticio del Banco Mundial para el sector privado, había aprobado una inversión para el proyecto de la presa de Agua Zarca. En diciembre de 2013 decidió suspenderla, según un informe del ombudsman de la institución.
Las protestas y con ellas las amenazas contra Cáceres habían comenzado con fuerza de nuevo. La empresa hondureña Desarrollos Energéticos (DESA) había decidido seguir con el proyecto. El 20 de febrero más de 100 personas fueron detenidas en una manifestación contra la construcción de la presa.
Fue precisamente por esas actividades en defensa de los ríos del departamento de Intibucá y su oposición a la hidroeléctrica de Agua Zarca que Cáceres ganó en 2015 el Goldman Environmental Prize que reconoce el trabajo de activistas que defienden el medioambiente en todo el mundo. Al recogerlo, dijo:
“En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz, de los ríos somos custodios ancestrales el pueblo lenca. Resguardados por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos es dar la vida por el bien de la humanidad y de este planeta”.


MUJER RÍO.
Patricia Karina Vergara Sánchez

Ella era
mujer tierra,
mujer torrente de agua limpia,
mujer palabra lenca,
mujer resistencia.
Hace un año, ya, que la asesinaron.
Las balas son mensajes hechos plomo
de la maldad de los dueños
de las hidroeléctricas,
de las mineras,
de los madereros,
de los gobiernos;
de todos los que venden
éste, nuestro mundo,
como si fuera suyo.
Sin embargo,
la tierra regada de injusticia,
florece rebeldía
Aquellas palabras que intentaron silenciar,
resuenan en ecos poderosos e inasibles.
El temblor del miedo primero,
se convierte en cientos de rabias organizadas.
Berta vive.
Berta renace en dignidad colectiva.
Berta tornó
en caudaloso río, imparable, de agua insurrecta.
pakave@hotmail.com


Las Patronas hacen que los sueños que viajan en tren, lleguen a sus destinos.
En Amatlán, Veracruz,  sigue fluyendo ayuda incondicional a migrantes centroamericanos. 
  
Por Inés García Nieto
Leonila Vázquez Albizar es la patrona mayor.

Tiene 78 años y es “legítima y ejemplar habitante” de la comunidad “La Patrona”, del municipio de Amatlán, Veracruz.
Leonila Vazquez Albizar, fundadora de Las Patronas
La Patrona es un pueblo cañero en proceso de extinción, dado que los ingenios en la entidad se han declarado en quiebra –mucho antes de la reciente devaluación del peso frente al dólar a fines de 2015-.

Los padres de Leonila nacieron y murieron en La Patrona. Muy joven se casó y tuvo 15 hijos, de los cuales tres murieron siendo pequeños. Sobrevivieron seis mujeres y seis hombres pero recientemente murió uno de ellos por problema de alcoholismo, dice Doña Leo.

Es viernes 1 de abril de 2015. Ella está sentada en el patio de casa del migrante conocida como Las Patronas, mientras sus hijas se dan a la tarea de embolsar alimento para los viajeros procedentes de Honduras, Belice, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, que viajan en trenes de la empresa Ferrosur.    

Las bolsas de nylon que tienen el logo de la CNDH, están listas para ser entregadas. En decenas han sido acomodadas en una caja de cartón. También están listas las botellas de refresco con agua potable dentro. Tres botellas de 500 y 600 mililitros han sido amarradas con un cordón y también están listas en el estanque de agua. Todos ahí, están atentos al silbato del tren. Las hijas de Doña Leo, Antonia, Rosa y Bernarda comen de pie.
Migrantes centroamericanos en el comedor de Las Patronas 
Doña Leo se ve cansada y descansa sus delgados pies en una silla de madera. Ella sabe que sus hijas y nietas, apoyadas por migrantes de todas edades, realizan la tarea que desde hace diez años se han impuesto por amor al necesitado.

Leonila Vázquez repite lo que ha dicho tantas veces a visitantes y a medios de información en la comunidad La Patrona:

Mis hijas y yo empezamos a dar de comer a los migrantes en 1995. Entonces estaba yo “más nueva” y esta tarea nació una tarde en que mis hijas salieron a comprar pan y leche. Estaban muy cerca de las vías cuando los migrantes les pedían pan y ellas no dudaron en darles lo que traían en las manos. Llegando a casa me dijeron que no me fuera a enojar por lo que habían hecho, pero que nosotras estábamos en nuestra casa y podíamos comer lo que fuera y ellos no.
Yo les dije. Tienen razón, pobrecita gente ¿Cómo le haremos para darles un taco? Una de ellas dijo: Ay amá ¿cómo le va a dar de comer a tanta gente?
Ellas y yo platicamos con mi hija Norma, y le dije: Fíjate que queremos darle de comer a las personas que van con hambre y sed en el tren.

¡Cómo cree má! Es mucha gente, respondió. Yo le respondí. Pues sí, pero vamos a hacer la lucha, quien quita que podamos. Yo le estuve neceando y me respondió. Si quieres, vamos a hacer la prueba. Como éramos cuatro, a una le tocó hacer el arroz, a otra el frijol, a otra le tocó traer el aceite y el jitomate, y yo me encargué de las bolsas y las tortillas. Fui a Córdoba por tres kilos de bolsas. Ya con todo, que voy a ver al tortillero de nombre Jaime, y que le pido fiados ocho kilos de tortilla. Le dije que le pagaría el domingo.

Como ese día yo me fui a Córdoba, al regresar vi que había dos kilos de arroz, dos kilos de frijol y ocho kilos de tortillas. Nos apuramos a embolsar la comida porque subía un tren a la 1.30 de la tarde. Antes había lavado botellas de refresco y ya las tenía llenas de agua, pero escondidas, porque mis hijos no sabían nada de lo íbamos a hacer, nomás nosotras.

Me encaminé con 12 bastimentos a la vía, y para eso ya estaba mi hija Rosa con nosotras, porque ella viví más adelante. La primera vez hicimos taquitos de frijoles con huevo y las bolsas las metí en mi morral. Las cuatro  vimos que ya venía el tren y empezamos a levantar las bolsas para que el maquinista entendiera nuestra intención. No sé qué habrá pensado el hombre porque empezó a silbar y a silbar, y nunca hacía eso. Ha de haber dicho ¡esas mujeres están locas! Pero aunque sea un poco bajó la velocidad y pudimos darles las bolsas y las botellas de agua.


En este punto Doña Leonila dice que el agua con que embotellaron fue sacada de su pozo, y ella mandó a sus hijas a buscar las botellas al parque de Amatlán, a la calle, e incluso donde la gente tira la basura.
Yo buscaba botellas donde fuera y salía con un costal…

Doña Leo ¿usted tiene apoyo económico de alguna autoridad de Córdoba o de Amatlán?  

 No, ninguno, responde. Pero la ayuda viene de fuera, de personas que se conduelen de los migrantes. Por ejemplo hoy vinieron muchachos daneses y nos trajeron arroz, frijol, atún y ropa para los hombres. Ahorita ya están listas las bolsas que vamos a dar…Oigan, se dirige a sus hijas que están en la cocina, ¿ya viene el tren? Todavía no, responde su hija María Antonia.

¿Cuánto de comida van a entregar hoy? Ya preparamos cinco kilos de arroz y frijoles. Tenemos tortilla, pan de dulce y pastel, y en cuanto pase el primer tren, enseguida nos regresamos a preparar para el segundo.

María Antonia, quien se ha acercado a Doña Leo, dice sin queja: Preparamos comida para los migrantes los 365 días del año. Ahora ya tenemos un rol, pero como en 1997 pasaban tres trenes con 500, 800 y 900 migrantes, el trabajo era tremendo. Mis hermanas decían: ¡Mujeres, agárrense porque ya habló la madre Teresa de Tierra Blanca, y dice que el tren viene lleno! Poníamos frijol para que se cociera en tres horas, y era cuando el trabajo nos cimbraba también.

Recuerda que para esos años, la solidaridad de la población era una gran ayuda, porque muchos habitantes llegaban con frijoles y tortillas embolsadas, y Las Patronas sólo agregaban el arroz y ya tenían lista el agua.

Toña dice: En ese año, el primer tren pasaba a la 1.30, el segundo como a las cinco y el tercero entre 8.30 y 9 de la noche. Nos colocábamos junto a la vía del tren y de igual forma, levantábamos las bolsas para el maquinista nos viera, pero unos sí bajaban velocidad y otros no. Una de las mujeres que nos ayudaban gritaban ¡Comida! ¡Comida! y a pesar del ruido tan tremendo del tren, ellos se ponían listos para tomar las bolsas de nuestras manos.

¿Qué anécdota pueden compartir?

Doña Leo baja la mirada y descansa su cara en sus hombros. Sonríe al recordar al joven de Guatemala:

Él se acercaba mucho a nosotras para pasar alimento a sus compañeros, pero en una de esas se desbarrancó, al intentar volver a subir, el tren lo aventó y nosotras le gritábamos que ya no se acercara a la máquina, porque cuando nos damos cuenta que eso pasa, llevamos al migrante a la estación de Córdoba, y ahí puede subir sin exponerse a un accidente.

En el tercer intento el joven ya no se levantó y nosotras nos espantamos mucho. Mi sobrina Mariela le dijo. Levántate, levántate, ahorita te llevamos a la estación.-El joven muestra su pie que estaba sangrando. Su pie estaba roto a la altura del tobillo. Como era la primera vez que nos enfrentábamos a un accidente de ese tipo nos pusimos a llorar. El joven también espantado nos pidió que le avisáramos a su mamá, que él moriría en ese lugar. Mi amá y mi hermana Rosa le dijeron.- No hijo, no te vas a morir, porque todas vamos a ver por ti. Ahora somos tus mamás y te vamos a cuidar. En eso estábamos cuando alguien llamó a la Cruz Roja. El tiempo se hizo eterno.


¿Qué pasó con ese joven, de dónde era?

Lo operaron del pie y quedó bien. Era de Guatemala y se llama Cristóbal. Estuvo dos meses y medio con nosotros hasta que se restableció. Mi hermana Norma le ayudó a conseguir empleo en una papelería y después regresó su país. Al año del accidente vino a vernos, y está por terminar la carrera de arquitectura. Nos habla siempre que puede y se escucha feliz.

En el documental que Canana y Ambulante empezarán a proyectar en septiembre próximo titulado “llévate mis amores” se dice de este grupo de mujeres veracruzanas impulsadas a dar lo mejor de ellas, a propuesta de su madre, la señora Leonila Vázquez Albizar, se dice:

El mundo es mejor desde aquí…desde La Patrona, marginada pero rica comunidad del municipio de Amatlán, Veracruz.

El mundo es mejor y puede ser mejor, gracias al valor, la fuerza y el amor de mujeres como Leonila, Rosa, Bernarda, María y Antonia Romero…y sus valiosas colaboradoras…
Mario Barrios y Norma Romero
    


https://vimeo.com/58814535
--------------------------------------------------------------------------------
Carmen de Burgos, primera corresponsal de guerra en España

Por Inés García Nieto

Carmen Burgos Seguí, fue la primera corresponsal de guerra en España en 1909.
Nació en Rodalquilar (Almería) el 10 de diciembre de 1867.


Casada muy joven, pasó a residir en Almería, donde su suegro era el propietario de la tipografia en que se realizaba el diario de esa capital, lo que le permitió familiarizarse con ese mundo.

Al fallecer el segundo de sus hijos abandona a su marido, de quien sufre maltrato e infidelidad, se marcha a Madrid con su hija de cuatro años, teniendo ella apenas 24 años de edad.
 
Estudia al tiempo que trabaja y así obtiene el título de maestra y una plaza en la Escuela Normal de Guadalajara, de la que se trasladará luego a la de Madrid y a la de Sordomudos y Ciegos.

En Madrid la joven sufre acoso de parte de su propio tío. De inmediato abandona la casa, para continuar el camino  de la independencia y la superación, apoyada en su propio esfuerzo y valor.

Con una voluntad férrea, Carmen rompe el sometimiento que inmoviliza a la mujer de su época, y con la seguridad y decisión que la caracteriza, incursiona en el mundo intelectual de Madrid.


Logra ser becada, y por ello hace realidad su sueño de viajar a Francia, Italia y Suiza. Su experiencia como viajera queda registrada en su libro “mis viajes a Europa”, deseando descubrir el pasado y el presente de los lugares visitados.

Carmen de Burgos se enamora del trabajo del poeta Giacomo Leopardi, y en obras posteriores ella usa la poesía en su abundante obra como escritora.

Inquieta como es, la joven logra que sus escritos sean publicados en medios como “Madrid Cómico”, El ABC, El Globo, El País, y El Universal, y El Universal, y funda la “Revista Crítica”, de la que sólo logra editar siete números.


Carmen Burgos escribe sus notas con el seudónimo de “Colombine

El 10 de septiembre de 1909, “El Heraldo de Madrid”, la envía como corresponsal de guerra a Marruecos, y a partir de entonces obtiene gran reconocimiento.

Acostumbrada a abrirse camino por senderos inaccesibles a las mujeres, la escritora y periodista inicia una nueva lucha: que el divorcio sea solicitado por la mujer maltratada, ya que por esas fechas, el adulterio de parte del hombre era considerado como una falta menor, y de parte de la mujer era considerado grave delito.

Esta postura le provocó fuerte rechazo de parte de la España católica, pero ella no dio marcha atrás.
    
Por esas fechas escribió la novela “Quiero vivir mi vida” y una larga lista de libros, lo que la hace interactuar con pintores, escritores y artistas de la época, como Julio Romero de Torres, Joaquín Sorolla, Ignacio de Suloaga, todos ellos considerados como La Generación del 98, y Carmen de Burgos como “La musa del 98”.

Su valentía al denunciar la desigualdad femenina, el atraso cultural y la corrupción, la llevaron, al paso de los años, en ser llamada “Mujer de historia”, quien con decisión abrió brecha a las congéneres que venían atrás.

En este video, podrá conocer un poco más de la vida y obra de Carmen de Burgos

https://www.youtube.com/watch?v=F5ZQfpMYaas2
-------------------------------------------------------------
Bertha Navarro: “Mi corazón está con Veracruz”.  
La productora del filme “El Laberinto del Fauno”, habló del asesinato de Rubén Espinosa, los logros de la mujer y la misoginia y del valor de las redes sociales.  
Por Inés García Nieto
Medio siglo haciendo cine, la cineasta que a los 26 años participó en la producción de la película  “México Insurgente”, de John Reed, habló con Mirada a Distancia, y respondió las siguientes preguntas durante la conferencia de prensa organizada por los integrantes del Premio Fénix 2015.

¿Qué película ha hecho, que le haya impactado como persona?
El laberinto del fauno, que es ciencia ficción. Esta película fue una experiencia muy fuerte en la cual trabajé con Guillermo del Toro. Ahora, quien hace excelentes documentales es Juan Carlos Rulfo. He trabajado también con Everardo González, y admiro mucho ese género.
¿Qué tan difícil es producir una película?
Sí lo es. El primer paso que tenemos o tengo que dar, es estar convencida con el guión  y la historia.
¿Qué posibilidad hay, en este momento tan truculento y amenazante, el de llevar la vida del periodista mexicano al cine?
Los cineastas tenemos que estar y apoyarnos con los periodistas. Lamento mucho la violencia que vive México y sobre todo, la que enfrentan los periodistas. El último caso de Rubén Espinosa ha estremecido a México, pero ha habido tantos que estamos en la dimensión de horror. Ya no se puede ni creer esto, y sí los cineastas tenemos que hacer proyectos que hablen de esta situación.
¿Vale la pena en este momento, empezar con el proyecto de película sobre periodistas mexicanos?
Siempre vale la pena estar presente y ser parte de la memoria, de la denuncia y del trabajo de concientizar. Yo creo que nuestro trabajo como cineasta y ustedes como periodistas, fundamentalmente, es crear conciencia.
¿Qué opina de la mujer en este momento? ¿Cómo nos vemos entre nosotras?
La mujer ha ganado muchísimo espacio. Cuando yo empecé, verdaderamente era muy difícil, muy a contra corriente hacer algo que sólo era hecho por hombres, pero las mujeres somos muy luchadoras, y seguimos ganando espacios.
En estos momentos, donde la distancia es un obstáculo para escucharnos, vernos y sentirnos, las redes sociales nos ayudan mucho. Es realmente importante aprovechar este medio para comunicarnos y apoyarnos.   
Guarda silencio y agrega la mexicana que a los 26 años participará en la película surgida del libro del periodista John Reed, "México Insurgente":  
La mujer ha avanzado, pero también ha crecido en el país la misoginia de una manera desbordada, sobre todo relacionada con la violencia. Los feminicidios están a la vista de todos. El odio contra la mujer es real. Hay una disparidad muy fuerte, entre avance y retroceso. De eso debemos estar atentas e implementar estrategias.  



¿Esta disparidad de logro y ataque, nos invita, nos empuja a las mujeres a crear una red que nos permita accionar con efectividad a favor nuestro?
Las redes son fundamentales en estos tiempos de desarrollo tecnológico. Nosotras tenemos que volver la cara a la comunidad. Tenemos que re-aprender a ser comunitarios, a crear redes efectivas, a preocuparse por el otro. El individualismo nos está matando.

Bertha Navarro, quien se autodefine como productora cineasta al saber con profundidad cómo se hace una película, dice a manera de despedida a esta bloguera:

Mi corazón está con Veracruz.     

El fotorreportero Rubén Espinosa fue asesinado en la ciudad de México el viernes 31 de julio de 2015, junto con cuatro mujeres: una colombiana, una trabajadora doméstica y dos jovencitas, siendo una de ellas activista en Xalapa, Veracruz.

Rubén Espinosa había dejado la ciudad capital de Veracruz al saber que su vida corría peligro: "No querrás que te pase lo mismo que a Regina Martínez", le habían dicho al cubrir una manifestación.  
    
Rubén Esínosa en Xalapa, Veracruz


México Insurgente.

En 1913, un año después de graduarse de la Universidad de Harvard, el joven periodista estadounidense John Silas Reed (1887-1920) cruzó la frontera y se adentró en territorio mexicano para realizar un reportaje sobre la lucha armada que, tras el asesinato de francisco I. Madero y el cuartelazo de Victoriano Huerta, había estallado en el país. Durante un año y medio, el reportero fue testigo de los sangrientos combates, convivió con la tropa y se ganó la confianza de algunos jefes militares entre ellos la del legendario Francisco Villa, el centauro del norte. 

El resultado de esta aventura rebasó con mucho los límites de un simple reportaje para convertirse en vigorosa, reveladora y apasionante crónica de un capítulo fundamental de la historia nacional. México Insurgente, obra rica en detalles y descripciones, nos descubre el lado humano de la revolución y constituye un documento invaluable para conocer aspectos de nuestro pasado que no suelen aparecer en los libros de historia.  


 https://www.youtube.com/watch?v=RcqwNBsfwJ8 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ángeles Durán se declara dueña del sol.



Cuando la española Ángeles Durán se presentó ante el notario para que diera fe de que se declaraba propietaria del Sol, el hombre no pudo evitar soltar una carcajada.

Sin embargo debió ponerse serio cuando su cliente le aclaró que no se trataba de ninguna broma y que efectivamente deseaba declararse como la dueña y señora del Astro Rey.

El notario que levantó el acta lo hizo luego de consultar a su Colegio Profesional y fue así que empezó esta historia que está en boca de toda España y que ya empieza a difundirse en varios países del mundo.

El portal del diario español “La Voz de Galicia” informó que en el acta de manifestación que levantó el notario se pueden leer párrafos que sorprenden a todos y que inician con el siguiente: “Soy propietaria del Sol, estrella de tipo espectral G2, que se encuentra en el centro del sistema solar, situada a una distancia media de la Tierra de aproximadamente 149.600.000 kilómetros…”.

 EL PARTE NOTARIAL

Sin embargo la mujer natural de Vigo y residente en Salvaterra de Miño dejó claro que no era una improvisada y sustentó legalmente su declaración como dueña del Sol.

“Existe un convenio internacional por el cual ningún país puede hacerse dueño de los planetas”, afirmó la mujer y recordó que ningún acuerdo excluye a las personas “y hay un americano que escrituró casi todos los planetas y la luna; pero no el Sol”.
Al notar el vacío, la viguesa no se quedó con los brazos cruzados.
“La adquisición de la propiedad referida constituye una aprehensión electromagnética y radiactiva, al no existir ni conocerse en cinco mil millones de años propietario alguno hasta la fecha”, apunta el documento notarial en el que Ángeles Durán es declarada dueña “por usucapión, habiendo hecho de la propiedad del Sol de buena fe, de forma pacífica e ininterrumpidamente durante más de 31 años”.

COBRARÁ IMPUESTOS
La nueva dueña del Sol afirma que ya se ha reunido con el Ministerio de Industria que solo le falta acudir al Registro de Propiedad para registrar al Astro Rey como su propiedad.
Al parecer la mujer no recordó que el registro español no tiene competencias sobre el sistema solar.

La mujer está pensando en cobrar un canon a todo el mundo que utilice la energía solar “Si se paga por los ríos, ¿por qué por esto no?”, comentó la mujer.
Ángeles Durán asegura que distribuiría el dinero de la siguiente manera: 50% para los Presupuestos Generales del Estado, 20% para las pensiones mínima, 10% para investigación sanidad, 10% para disminuir el hambre y, claro, el 10% para sus gastos personales.
Otra nota curiosa es que el despacho del notario que levantó el acta está en la comunidad de O Porriño, específicamente en una urbanización llamada El Sol.




No hay comentarios:

Publicar un comentario